👁️ ¿Te has preguntado cómo afectan los dispositivos electrónicos a tus ojos? 📱💻

El uso constante de dispositivos electrónicos, como teléfonos inteligentes, tabletas y ordenadores, ha generado preocupación sobre sus efectos en la visión y la salud ocular.

La exposición prolongada a las pantallas puede causar fatiga visual, sequedad ocular, irritación y dificultad para enfocar correctamente. Además, la luz azul emitida por estos dispositivos puede afectar el ciclo de sueño, lo que causar trastornos del sueño y fatiga crónica.

Los niños y adolescentes son especialmente vulnerables, ya que pasan cada vez más tiempo frente a pantallas en comparación con generaciones anteriores. Esto plantea inquietudes sobre el desarrollo visual adecuado y el riesgo de miopía progresiva.

En general, la imagen de una pantalla, sea de televisor, de ordenador o de otro dispositivo electrónico, no es estática, sino que se forma por la sucesión continua de imágenes, cosa que provoca cansancio visual. Otra práctica que incide en esta fatiga es que cuando usamos ordenadores o móviles, estamos constantemente mirando a corta distancia, lo cual supone un esfuerzo de enfoque superior al que usamos en la visión lejana. La fatiga visual se puede traducir en sensación de cansancio, molestias oculares e incluso dolor de cabeza, sobre todo en el caso de sufrir un pequeño defecto refractivo no corregido con las gafas adecuadas.

Hoy en día, es relativamente frecuente encontrar personas que presentan molestias inespecíficas, somnolencia, sensación de sequedad e irritación de los ojos por un uso intensivo del ordenador. Todos estos síntomas se pueden atribuir a la disminución del parpadeo y la reducción en la secreción lacrimal, sobre todo en ambientes con aire acondicionado y baja humedad.

Los síntomas de ojo seco son variados y consisten en ardor, ardor, enrojecimiento, picor, sensación de arena, etc. Frente una pantalla disminuye la frecuencia del parpadeo, a causa de la fijación visual, hace que la lágrima se evapore y desencadena una mala lubricación de los ojos. Los afectados suelen quejarse de ojo rojo o de visión fluctuante después de una jornada prolongada ante la pantalla.

Para mitigar estos efectos, es crucial tomar descansos frecuentes, seguir la regla «20-20-20» (cada 20 minutos, mirar durante 20 segundos a 20 pies (6m) de distancia) y ajustar la configuración de brillo y contraste de los dispositivos para reducir la fatiga ocular. Se recomienda mirar las pantallas desde una distancia prudencial, unos 50cm del ordenador y 30 de los móviles. También puede paliar la sintomatología de ojo seco, el uso de lagrimas hidratantes para mejorar la lubricación del ojo.

En resumen, aunque los dispositivos electrónicos son una parte esencial de nuestra vida cuotidiana, es importante usarlos con moderación y tomar medidas preventivas para proteger la salud visual a largo plazo.

 

LLEIDA VISIÓ, CLÍNICA OFTALMOLOGICA A LLEIDA

© 2019 Lleida Visió Centre Oftalmològic | Av. Prat de la Riba 23, Travessia Humbert Torres . Lleida 25006. | 973 800 331

Urgencias: 622 239 000 | lleidavisio@lleidavisio.com