El desarrollo integral del niño depende en gran parte de la correcta evolución de su visión. Si el cuidado de los ojos es crucial a lo largo de la vida, el cuidado de los ojos en los niños cobra aún más importancia.

Cuando nacemos, nuestro sistema visual no está aún desarrollado, y tanto el ojo como sus anejos van a sufrir importantes cambios anatómicos y fisiológicos que no concluirán hasta la pubertad. La maduración de la visión requiere de un largo aprendizaje que se inicia los primeros días de vida y culmina a los 8-9 años de edad, siendo los cuatro primeros los de mayor progresión. Durante este período crítico, las áreas visuales del cerebro son estimuladas por la impresión de imágenes claras sobre la retina, de forma que cualquier defecto que provoque una mala visión de uno o ambos ojos en esta etapa, puede desembocar en un problema de ambliopía u “ojo vago”. Resulta primordial la detección precoz de cualquier patología ocular en la infancia, y evitar así la continuidad del problema en la edad adulta.

La primera exploración oftalmológica debe llevarse a cabo en el nacimiento, para descartar la presencia de anomalías estructurales congénitas o problemas oculares severos.

Más adelante, y a pesar de no existir sintomatología aparente, es conveniente realizar un examen ocular completo por parte del especialista, a los 2-3 años de edad, para evaluar el segmento anterior y posterior del globo ocular, detectar posibles defectos de refracción y valorar el estado de la motilidad ocular para descartar la presencia de estrabismo.

Nunca es demasiado pronto para la primera revisión de la visión infantil, mientras que en ocasiones sí puede llegar a ser demasiado tarde. Sin duda, con un diagnóstico precoz estamos a tiempo.

 

 

CategoryLleida Visio
Write a comment:

*

Your email address will not be published.

© 2019 Lleida Visió Centre Oftalmològic | Av. Prat de la Riba 23, Travessia Humbert Torres . Lleida 25006. | 973 800 331

Urgencias: 622 239 000 | lleidavisio@lleidavisio.com